Las personas siempre andamos buscando maneras de hacer nuestras vidas un poco más fáciles. Si automatizas los procesos que de otra manera son muy manuales, puedes pasar más tiempo dedicándote a aquello en los que eres bueno. No debe sorprender pues que conceptos como el autopilot de Tesla haya generado mucha atención – y buena dosis de polémica-.

En el mundo digital, los bots parecen estar de moda. Las empresas tienen unos recursos limitados y contratar empleados para llevar a cabo algo que un software puede hacer mejor, no parece una gran idea. Invertir en bots puede ayudar a tu negocio a conseguir más, ya que tu fuerza de trabajo puede centrarse en lo que realmente aporta, no es aquellas actividades más tediosas.

¿Qué es un bot?

En esencia un bot es un software que automatiza un proceso. Sin embargo, como cualquier otra idea innovadora, eso es sólo el principio. La auténtica belleza de este concepto radica en la Inteligencia artificial (IA), ya que un bot tan solo puede hacer aquello para lo que se le programa. Las mejoras en IA permiten al bot aprender acerca de las interacciones humanas y anticipar los siguientes pasos. Esto puede asustar un poco, pero si usas el asistente de voz de Google, ya deberías estar familiarizado con este concepto. Cuando se introdujo, las interacciones eran meramente reactivas, es decir, el asistente tan solo respondía a tus preguntas. Con la mejora de la IA, dichas interacciones son mucho más contextuales y emulan una conversación de manera más realista.

Para una muestra, podéis ver el vídeo del legendario MKBHD acerca de los asistentes de voz:

Cuando hablamos de marketing, los bots pueden ayudarte a relacionarte mejor con tus clientes de maneras muy interesantes. Hay muchas empresas que están integrando bots en su flow de trabajo y en este post, os pondremos algunos ejemplos.

Uso en página web

Cada vez es más habitual que cuando accedes a una página web, un mensaje en un chat te da la bienvenida. Normalmente, estos bots te alientan a que les consultes tus dudas. Esta es una manera muy inteligente de emplear un bot si tu web genera mucho tráfico, ya que les das a tus clientes la información que estaría en la sección FAQ de una manera rápida. Evidentemente hay un límite en lo que un bot es capaz de responder, pero es una gran manera de introducirte en este mundo. Empresas como botsify ofrecen este tipo de soluciones y una integración fácil con tu página.

Transport for London

El segundo chatbot que queremos mostrar pertenece a Transport for London. Su funcionamiento es bastante simple pero genial. Lo único que tienes que hacer es empezar una conversación de Facebook y el bot te dará la información que sea relevante para ti. Puedes conocer cuál es el siguiente tren, cuando sale y cuando llega por ejemplo.

Puedes ver cómo funciona en el siguiente vídeo:

En este caso el bot hace las veces de app, dándote la información que necesitas en el momento que la necesitas. Puede que esto suene contraproducente – especialmente porque hace unos años todo tenía que tener una app asociada – pero si lo piensas, ¿cuántas apps tienes instaladas que casi no usas? De hecho, las que sí usas constantemente son las apps de mensajería, así que escribir para pedir información es un proceso muy natural.

Transferwise

El que escribe estas líneas es otro expatriado más, en este caso en la bonita -y fría- Noruega. Como todo expatriado, los primeros meses tienes que tratar con una serie de problemas que incluyen abrir una cuenta bancaria, así que hasta que lo hice, todo mi dinero (menos de lo que quisiera) seguía en mi país de origen. Tras abrir una cuenta en Noruega pude transferir todo lo que tenía y para hacerlo usé Transferwise. Este servicio ofrece la posibilidad de transferir dinero internacionalmente a un coste mucho más aceptable que los bancos.

De la misma manera, Transferwise dispone de una app para llevar a cabo las transferencias. Sin embargo, han creado un bot en Facebook para ayudar a quien necesite pasar dinero entre cuentas de manera rápida. En una sociedad sin tiempo que perder, la facilidad de uso se convierte en prioridad.

Aplicaciones molonas

Los dos ejemplos anteriores tienen implicaciones reales en el día a día y pueden ser muy útiles para el usuario. Sin embargo, vivimos en la era de la procastinación así que los bots también pueden ser usados con ese fin. La cuenta de Twitter @dscover_epic es un gran ejemplo:

Siendo justos, este Twittbot puede ser más que simple entretenimiento. Lo que hace es publicar un tweet con una imagen de la Tierra y describe qué parte del mundo estamos viendo. Para ello, el autor ha creado una regla por la que cada vez que el satélite DSCOVER publica una imagen del planeta, el bot hace lo propio añadiendo la localización. A pesar de que pueda parecer inocuo, este bot podría ser usado con fines educacionales, ya que pone a disposición del alumno – de manera simple – algo tan interesante como el estudio del planeta.

Aplicaciones no tan molonas

Es obvio que cada vez que alguien innova y genera algo que puede tener aplicaciones reales, siempre hay alguien que intenta aprovecharse. Esta es una de las razones por las que los bots gozan de una mala reputación. Pásate por Twitter un rato y pronto empezarás a ver bots que llenan de spam tu timeline o directamente porno.Lamentablemente esta plataforma parece estar llena de spambots, lo cual enturbia su uso.

Cazando fans y likes

Hay otra manera de usar bots de manera poco ética. No es tan mala como las anteriores pero a la larga genera malos resultados. Estamos hablando de “farmear” likes y fans en redes sociales como Instagram. Hay toda una industria creando maneras para que aspirantes a influencer se aumenten sus interacciones y su base de fans. No dudamos del funcionamiento de dichas herramientas, pero como regla básica hay que entender que no existen atajos cuando se trata de redes sociales.

Durante los años que trabajamos en Facebook, nos encontramos constantemente con cuentas cuyo crecimiento de fans era exponencial, como resultado de aplicar técnicas como las anteriormente descritas. El resultado fue siempre el mismo: cuentas cerradas y usuarios baneados.

Resumiendo

Creemos que los bots son realmente interesantes. Cuando se usan de manera correcta, pueden hacer la vida un poco más fácil a los usuarios – y a los trabajadores de las empresas – lo cual siempre está bien. Los fines educacionales tampoco deben ser descartados, como mostramos antes. Cualquier innovación tiene el potencial de afectar positivamente nuestros sistemas educativos. Tengo un sobrino de 12 años que ha aprendido código por sí solo. ¿No sería mejor si fuese la escuela la que lo hiciera como una asignatura más del currículum?

Finalmente, como con cualquier otra tendencia siempre recomendamos ir con cierta precaución. Los bots pueden parecer la gran revelación y es fácil lanzarse de cabeza sin pensar demasiado. En pocos meses o años habrá una nueva innovación por lo que dominarlo todo es imposible. ¿Un consejo? Lánzate a los bots y sácales todo el provecho que puedas, hasta que la última novedad nos sacuda!

Puedes ver las fuentes que hemos usado aquí, aquí y aquí!